20 mil familias aún no tienen una vivienda

Es una cifra que refleja no solo la realidad de quienes aspiran a tener una casa pero las condiciones económicas no se lo permiten, sino de aquellos que, teniéndola, deben salir porque viven en zonas de riesgo de deslizamientos e inundaciones, que son unas 4 mil familias que están incluidas en las 20 mil casas que se necesitan, dijo Patricio Vélez, director de Desarrollo Territorial.

Hay gente que tiene los recursos y está buscando soluciones habitacionales, para lo cual hay una oferta, pública o privada, de alrededor de 11 mil a 15 mil viviendas, indicó.
Pero también hay quienes no pueden tener la casa deseada. Es el caso de Alexander Romero que, con 20 años en el sector privado, quiso comprar una vivienda de 40 mil dólares, pero el Biess solo le presta 26 mil por sus ingresos. “En esas condiciones solo puedo comprar una casa de 20 mil dólares, pero es muy pequeña y en mi familia somos cinco”, dijo.
Otra es la realidad de José Segura, militar jubilado, que hace 3 años compró un terreno donde construye una casa con sus ahorros y un crédito de 68 mil dólares que su esposa hizo al Biess, a un plazo de 25 años. Afirma que sin crédito no hubiesen podido iniciar este proyecto de vida.
Cifras. Vélez se refirió a la oferta de 2 mil viviendas que proyecta el Municipio en la urbanización San Jorge, donde ya están construidas 30 casas y ejecutan una manzana más. A eso se suman unas 3 mil soluciones habitacionales en otras ocho urbanizaciones aprobadas post terremoto por el Municipio, entre ellas las mil del grupo Macchiavello en la vía a Manta. Adicional, dijo, el GAD ha autorizado unas 1.500 construcciones en lotes privados y unas 3 mil reparaciones en los dos últimos años.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *